3.- Del sexenio zedillista al sexenio foxista.

Después de tantos acontecimientos turbulentos como el asesinato de Luis Donaldo Colosio, se celebraron las elecciones de 1994, donde resulta ganador Ernesto Zedillo Ponce de León, un sexenio durante el cual también se dieron una serie de acontecimientos que manifestaron la corrupción y la represión del sistema priísta como el crimen de Aguas Blancas en 1996 en Guerrero y la Matanza de Acteal en 1997 en el estado de  Chiapas.  Posteriormente, en el año 2000 se llevan a cabo las elecciones presidenciales. Para entonces el Partido Revolucionario Institucional ya no era de la preferencia de los votantes debido a las continuas manifestaciones de corrupción al interior de dicho partido; es por eso y otras razones que se dio el triunfo del Partido Acción Nacional, cuyo candidato fue Vicente Fox Quesada. El 2 de julio del año 2000 cayó uno de los regímenes autoritarios más longevos del mundo y empezó a gobernar la derecha en México.

2.- Hacia el neoliberalismo. Transición democrática y la época actual. 2

Concluido el gobierno de José López Portillo, las peripecias económicas y políticas no acaban, pues entra en funciones el presidente Miguel de la Madrid Hurtado, quien nos introduce al modelo económico neoliberal que fue fabricando las posteriores manifestaciones violentas de grupos guerrilleros. Durante su sexenio ocurrió el terremoto de 1985 que motivó la solidaridad entre los mexicanos. Luego entró como presidente Carlos Salinas de Gortari en 1988 después de celebrarse una de las elecciones presidenciales más truculentas y faltas de legitimidad que a su vez propició otra onda crisis a fines del siglo XX. Estos dos sexenios son los protagonistas de la historia política de México al concluir el XX.

1.- Hacia el neoliberalismo. Transición democrática y la época actual. 1

Los periodos presidenciales a analizar en esta clase son igualmente trascendentales en nuestra historia, porque también se vivieron las resacas de la inequitativa distribución de la riqueza. El Movimiento de Liberación Nacional seguía con su activismo socialista mientras en el espacio rural y urbano se cocinaban las guerrillas que el gobierno de Luis Echeverría y José López Portillo reprimieron con dureza.

En esta clase sobresalen dos grupos guerrilleros: los Comandos Armados del Pueblo y la Liga 23 de septiembre.

“Tras quince días de intenso trabajo, Ignacio Salas Obregón, el Frente Estudiantil Revolucionario, Los Procesos de Monterrey, el Movimiento Estudiantil Profesional (estudiantes cristianos), Los Enfermos de Sinaloa (estudiantes de la FEUS), el Comando Lacandones (estudiantes del IPN y de la UNAM), Los Guajiros de Baja California, la mayoría de los Feroces de Guadalajara, el MAR 23 de Septiembre, Los Macías, el Grupo Oaxaca y parte del Movimiento de Acción Revolucionaria MAR, se unen para integrar la Liga Comunista 23 de septiembre, en una casa de la calle Fraternidad de la colonia Belisario Domínguez de Guadalajara, Jalisco. La organización que constituirá “la expresión más desarrollada del movimiento armado en esos años al lograr una presencia nacional”.

 

Fuente

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.